La nueva democracia

Muchos quizá conciban la actual situación del denominado “Mundo Árabe” como un latigazo a Occidente, como una respuesta inaudita e imprevisible en un universo que ya está de por sí lleno de contrastes.

Comprender a la sociedad árabe nunca resulto fácil para quienes nacimos bajo la sombra del capitalismo, sin embargo, ahora, los mismos que criticamos la decrepitud y el desfase cultural y social de una sociedad ni mejor ni peor, simplemente diferente, somos los que contemplamos atónitos la revueltas que a lo largo de este 2011 se están produciendo en la franja de Magreb y Oriente Medio.

Repetidas concentraciones y protestas que ponen de manifiesto el progreso de la humanidad galopando hacia mayores cotas de libertad y justicia. La conquista de los Derechos Humanos, la reafirmación de la soberanía del pueblo, y la ruptura con las tradiciones pasadas, que imponían un respeto basado en el miedo y no en unos valores humanos y dignos.

Desde el Atlántico al Golfo Pérsico, el mundo árabe se ha convertido en un ejemplo que desde una perspectiva cultural, religiosa o política diferente marca unos mismos los objetivos, metas, las mismas en cualquier parte del mundo, la reiteración de la libertad por encima de los estados.

Un mundo complejo y plural que como señala Eugene Rogan, profesor de Historia Moderna de Oriente Medio en la Universidad de Oxford, se convierte en un “universo que sorprende por la existencia de profundos elementos de identidad común. No solo relacionados con la historia, la lengua, la cultura o la religión, sino de palpitante actualidad”.

Podríamos hablar de occidentalización, aunque particularmente, yo hablaría de rejuvenecimiento de la sociedad árabe.
Son los jóvenes quienes basándose en unos mayores conocimientos en lo que respecta a libertades y derechos fundamentales, mayor accesibilidad a los medios informativos (en la mayor parte de los países censurados), y unos valores democráticos más consolidados, han decidido llevar a cabo una serie de revueltas que están ocasionando una revolución histórica y social sin precedentes en el mundo contemporáneo.

Occidente ya no es ese gran gigante adelantado y consolidado. Las grandes potencias quedan en tela de juicio a la par que Internet se afianza como el nuevo eje, el líder de quienes luchan por una sociedad más justa.

Las grandes dictaduras caen, los grandes dictadores con ellas, y desde el capitalismo atacamos a quienes en su día ensalzamos. El mundo está en constante cambio, en continuo progreso, los estados no pueden permitirse el lujo de quedarse contemplando.

Sin embargo, esta vez hay una diferencia, no son los ejércitos quienes toman las calles, sino los ciudadanos. Puede que no vayan cargados con armas de última generación, puede que no estén tan bien formados y organizados como cualquier servicio militar profesional pero lo que sí es cierto es que, la voluntad, la ira, el rechazo y el ansia de progreso están logrando derrocar a quienes en el pasado se engrandecieron como líderes políticos e incluso espirituales de una sociedad débil y azotada.

Hoy, son ellos los azotados. Hoy es la soberanía nacional quien toma el relevo.

Mario Testino inaugura “Todo o nada” de la mano de Vogue y Vanity Faire

“Todo o Nada” es el título bajo el cual Mario Testino presenta, por primera vez en España, su nueva colección de fotografía en la sala Moneo del museo Thyssen-Bornemisza, de Madrid.

La muestra, que consta de cincuenta y cuatro imágenes ilustra dos de las líneas constantes en el trabajo del fotógrafo: La moda y el desnudo.

Para el artista, “La clave de Todo o Nada reside en la posibilidad de contemplar, con todo lo que ello implica, el proceso de quitarse la ropa hasta quedarse desnudo”.

Y es que, según Testino explica en una entrevista para el diario, El Mundo, “Muchas veces no es el desnudo en sí lo que te atrae, sino la idea de que alguien va a desvestirse. Quizás ese es el lado de la exhibición que tiene un toque de erotismo”

La exposición, organizada en tres salas, experimenta una evolución desde la timidez y la dulzura que se denotará en los tonos blancos, pasando por la pasión y el exotismo del rojo, hasta llegar finalmente al desnudo, carnal y real, de formas exuberantes en algunas partes, y agresivas y distantes, en otras.

Precisamente, este orden es el que pondrá de manifiesto varias facetas de la relación entre el fotógrafo y sus modelos.
Desde el glamour que derrochan algunas de las mujeres más célebres del mundo, entre las que se encuentra la actriz Nicol Kidman, vestida de alta costura en un lujoso escenario postfiesta o Gisele Bündchen, quien descubierta a los trece años por el fotógrafo, despojándose de un vestido de noche, hasta las que desnudas, protagonizarán momentos íntimos que se debatirán entre la ironía y la provocación.

A lo largo de su carrera, el artista, de origen peruano, ha ido definiendo su arquetipo femenino. Tal y como expresa él mismo, en unas declaraciones realizadas para el Thyssen, “Me gustan las mujeres fuertes e independientes. Las que pese a su fuerza no dejan

nunca de ser femeninas ni utilizan su belleza como un instrumento. Mujeres con personalidad que son capaces de reflejar sus deseos y los nuestros”

Al concebir la muestra, el autor se propuso establecer un diálogo con la colección del museo que tanto le ha inspirado a lo largo de su carrera, según afirma, creando un proyecto diferente. Más audaz.

Tal y como expresa el director artístico del museo, Guillermo Solana, “Yo pensaba en una exposición sobre su contribución al retrato [que había sido el motivo de su muestra en la National Portrait Gallery, en 2002]”. Llegando a comparar la actitud de artista con las irrupciones entre bambalinas de Degas.

Mario Testino, es hoy en día, sin duda, uno de los fotógrafos más prestigiosos del mundo. Su trabajo, se ha podido ver publicado en revistas de la categoría de Vogue o Vanity Fair, aparte de haber participado en numerosas campañas de firmas como Versace o Dolce&Gabanna.

Recientemente galardonado en el Orden al Mérito en el Grado de Gran Cruz, en su país natal, en su haber, tiene publicados diez libros, entre los que destaca, “Kate Moss by Mario Testino”, su título más reciente.

La modelo, se ha convertido ya en una de las musas del artista, quien declara “Es una de las personas que más me ha influenciado”, y añade “Ella es una de las líderes en la individualidad de la persona”.Otras dos de las mujeres esenciales en la carrera del autor, serán Madonna, de la que destacará su inteligencia y dinamismo y Lady Di, a quien fotografió seis meses antes de su muerta (ella).

La belleza femenina, supondrá así para Testino, la diferencia de personalidades entre una modelo y otra.

De hecho la selección de las obras expuestas, protagonizada únicamente por mujeres, ha supuesto unos de los trabajos más difíciles para el autor, según comenta en una entrevista para el diario, El Mundo, “Para escoger 54 imágenes he tenido que mirar el trabajo de 15 años. Mi trabajo se ha hecho para revistas y para que estas fotos pasen a la pared de un museo es sumamente difícil elegirlas”.

De entre todas las mujeres que ha fotografiado dice, el desnudo de Demi Moore, será su preferido, “Si fuese mujer, me gustaría tener su cuerpo”. Sin embargo, entre las instantáneas que encontramos en la exposición, destacar el realismo que ha logrado a través la imagen “Meghan Douglas, Paris 1995”.

Como una visión perfecta, la modelo se aparece prácticamente presente, simplemente el tacto nos distancia de cada uno de sus rasgos perfectamente definidos, algo que también captará el autor en la imagen que protagoniza la modelo, Doutzen Kroes, quien a modo de retrato invade la sala siendo el punto de inflexión entre la moda, reflejada anteriormente, y el desnudo.

Por otro lado, algunos de los nombres más representativos de la exposición serán el de las modelos internacionales, Claudia Schiffer, fotografiadas en 2008 en Paris por Testino, Naomi Campbell, su “musa” Kate Moss, Linda Evangelista o la sorprendente Natalia Vodianova, imagen de la colección.Entre las actrices, Nicole Kidman, mencionada anteriormente y Reese Witherspoon serán los rostros más reconocidos.

Respecto a la representación del género masculino, el autor, reconoce no haberse dedicado expresamente a la fotografía de hombres más allá de las campañas publicitarias, así como reconoce que el mercado de la moda, cuando él comenzó en el negocio, no estaba preparado para este tipo de fotografía, aunque no descarta dedicar en un futuro algunas de sus colecciones a este fin.

Su próximo libro será, según dice, “Hombres Testino”, un proyecto arriesgado que el artista plantea en la celebración de sus treinta años de fotógrafo en la sala Moneo.

Treinta años en los que Mario Testino ha producido miles de imágenes que se convierten, hasta el día 9 de Enero, en la mejor muestra de lo que significa la simbiosis entre moda y belleza.

“El circo de las ilusiones”

Título de la exposición: “Federico Fellini. El circo de las ilusiones”.
Organización y producción: NBC Photographie, Paris. Obra Social Fundación “La Caixa”.
Autor: Sam Stourdzé.
Temática: Vida y obras del director de cine Federico Fellini.
Lugar: CaixaForum de Madrid. Paseo del Prado, 36.
Ciudad: Madrid.
Duración: Del 14 de Julio al 26 de Diciembre de 2010.
Horario: De Lunes a Domingo, de 10:00am a 20:00 pm.

Federico Fellini, (Rímini, 1920 – Roma, 1993), uno de los más importantes artífices de la modernidad cinematográfica, se caracterizó por alterar las reglas de la narración y ser un fiel defensor de la imaginación en la escena.

Fellini, que con tan sólo diecinueve años comenzó a trabajar de caricaturista en diversos periódicos populares, logró demostrar su maestría en este arte, creando un mundo poblado de seres grotescos, “fellinianos”, que posteriormente le acompañarán también, con forma humana, en su carrera cinematográfica, configurando lo que se denominará como “El Circo Fellini”.

Entre sus obsesiones, las mujeres, el mundo onírico y la espiritualidad, ocuparán una posición destacada.
Así pues, en esta exposición, compuesta por cuatrocientas obras, se da lugar al diálogo entre imágenes estáticas y en movimiento que tan bien representarán el mundo felliniano. Filmografías, vallas publicitarias, carteles promocionales de sus obras, al igual que un gran repertorio de fotografías tomadas en los rodajes, configurarán lo que vamos a poder percibir del mundo que rodeó al cineasta.

Federico Fellini, concebía el cine como un intermediario entre la realidad y su percepción. La imagen, para él, será vital como representación de ese mundo del inconsciente colectivo, que tanto querrá plasmar. Sus obras, siempre más allá de la propia realidad, tendrán una fuerte carga simbólica, siendo objeto en muchas ocasiones de críticas y reflexiones morales, tal y como podemos observar en “La Dolce Vita”, sin duda su película más famosa a la que se le dedicará una sala en exclusiva.

Sin embargo, no sólo de su carrera profesional tratará esta exposición; esta recopilación de datos e información acerca del director nos acercará también a su faceta más íntima, la de amante y esposo. Así pues, el espectador se podrá hacer una idea más cercana acerca del director, cómo se comportaba en su intimidad, o cuáles eran sus obsesiones, lo que le permitirá de alguna manera, entender mejor su obra. Sin embargo, la cara más oculta de Fellini la ocuparán aquellos espacios dedicados a su concepción acerca de la vida. Su cultura italiana será el repunte en todas sus obras, haciendo alarde en todo momento de sus raíces.

Entre las curiosidades que encontramos en el recorrido de las salas, destacar algunas de las fotografías que enviaban los fans a Fellini, quizás alentados por los numerosos castings que hizo para gente no profesional, debido a que éste se dedicó durante gran parte de su carrera a buscar actores que cumplieran con los requisitos físicos de sus personajes, normalmente grotescos, ya que tal y cómo expresaba el director “Busco caras que lo digan todo de por sí, en cuanto aparecen en la pantalla”.

Respecto a los personajes de sus obras, la exposición nos muestra ese lado más fiel, de un director que confió plenamente en sus protagonistas. De hecho, entre los actores que le acompañarán a lo largo de muchas de sus producciones nos encontramos al actor, Marcello Mastroani, que en ocasiones aparece como una especie de alter ego del cineasta en la pantalla tal y como podemos observar en “La ciudad de las mujeres”, y que adquirirá un plano significativo en esta muestra; por su parte, no podía faltar la presencia de Anita Ekberg, considerada por muchos autores la protagonista indiscutible de la ya mencionada “La Dolce Vita” cuyo paralelismo podría asemejarse a “La Divina Comedia”, de Dante. La actriz que encarnará el papel de Sylvi adquirió su fama por la conocida escena de la Fontana di Trevi, la cual fue revisitada veintisiete años después en “Entrevista”.

Así pues, alocado, diferente, adelantado a su época, experimental, grotesco, un genio, intuitivo, fiel a su cultural, esa es la idea, que nos podemos hacer tras pasar por esta exposición, diseñada minuciosamente de principio a fin, con el objetivo de acercarnos más a uno de los directores de cine más influyentes del siglo XX.

Una exitosa producción, que nos acompañará hasta el 26 de Diciembre, en la que podemos sentirnos integrantes de ese mundo que rodeo y formó parte de este cineasta que sin duda cambió las reglas a la hora de concebir la realidad en la escena y en el arte.

Haití contra reloj

Haití, que vivió una de las catástrofes naturales más bestiales de la historia, es hoy un mero recuerdo entre las páginas de los periódicos, que a veces, en un acto de intentar que no se olvide la tragedia, realizan alguna crónica relatando cómo se vive día a día en el infierno.

Sin embargo, eso no es suficiente. Destrozado, por el seísmo que azotó el país el 12 de Enero, y que tuvo considerables réplicas posteriormente, el país se enfrenta a duras epidemias, miles de desalojados, conflictos entre bandas, tráfico y fuertes lluvias que no tardarán en asolar, más si cabe, lo poco que queda en pie. A todo esto, se suma por su puesto, el peligro de un estallido social originado por la negativa de miles de personas a abandonar la capital y los edificios en ruinas para desplazarse a campamentos de refugiados ( a 20 kilómetros) donde seguro, la posibilidad de encontrar un empleo se ve reducida a cero.

Mientras tanto, trescientos inodoros y veinticuatro duchas es lo que René Préval, presidente de Haití, ha podido conseguir para su pueblo. Con la colaboración de organizaciones no gubernamentales como UNICEF, o Minustah, Préval (que seguro si cuenta con inodoro propio) intenta mejorar la calidad de vida en los campamentos, pero nada parece ser suficiente. Canalizaciones rápidas, para intentar prevenir las inundaciones, que ya se prevé arrasen la mayor parte de los campamentos, deshidrataciones diarias, medicinas que nunca llegan, vacunas escasas y hasta ocho clases de insectos que propagan enfermedades se ha convertido en la cotidianeidad para miles de personas.

Pero, el infierno también parece entender de clases y según comenta el diario “Público”, “son cinco grupos con sueños comunes y pesadillas distintas” y es que el país, se encuentra dividido entre quienes siguen habitando en sus lujosas casas creyendo que el seísmo ha sido una invención de “esos pobres” para conseguir ayudas, hasta quienes diariamente se han acostumbrado a convivir con la muerte, otro inquilino más…

El olvido, es el mayor de los crímenes que podemos combatir en Haití.

Fernando Nogueira y María Cabrejas. Una realidad. Un recuerdo

Esta mañana al leer “EL País“, encontraba en la contra portada un reportaje cautivador acerca de Bernardo Hughües y Carlos Saracini (La Santa Cruz). El título era el siguiente: “¿Cómo amar a los enemigos? Ése es el drama”.

Las palabras sobran. Hay veces que es mejor recurrir a la realidad. A los hechos. Y gracias a Fernando Nogueira y María Cabrejas podemos decir que hoy en día, observar los acontecimientos de este gran tragedia en Argentina, ha sido posible.