Archivo de la categoría: Reflexiones

“¿Qué es mas obsceno, el sexo o la guerra?”

Hacía mucho tiempo que no escuchaba ni veía un discurso tan bueno en el cine como el siguiente. De la mano de Milos Forman, “El escandaloso caso de Larry Flynt” pone de manifiesto un debate candente en la sociedad: La falsa moralidad. Dos minutos en pantalla. Una reflexión constante.

Anuncios

Recuperando reflexiones…

Inminentes son las elecciones en EEUU y ante tal evento he querido recuperar un “post”, con el que actualicé en su momento. Una reflexión que explica, mucho mejor que cualquier cosa que pueda escribir ahora mismo, lo que significa o es para mi la perversión de la comunicación política…

“El marketing es una perversión de la democracia: Es la orquesta la que manda sobre el director. Son los sondeos quienes deciden la política, las encuestas las que hacen la publicidad, los “panels” los que eligen los discos que suenan por la radio, las “sneaks preview” las que determinan el desenlace de las películas, los índices de audiencia los que hacen la televisión , todos estos estudios manipulados por los Alfred Duler de la tierra. Nadie es responsable, salvo los Alfred Duler. Los Alfred Duler llevan las riendas, pero no van a ninguna parte.

Big Brother is not watching you, Big Brother is testing you. Pero el prospeccionismo es una forma de conservadurismo. Es una abdicación. Nadie quiere ofreceros nada que pueda correr el RIESGO de no gustaros. Así se mata a la innovación, la originalidad, la creatividad, la rebelión. Todo el resto es consecuencia de lo anterior.

Nuestras existencias clonadas….Nuestro sonámbulo embobamiento…El aislamiento de las personas…La fealdad universal anestesiada…No, no se trata de una reunión cualquiera. Es el fin del mundo en marcha. No se puede obedecer y transformar el mundo al mismo tiempo. Un día en las escuelas se estudiará de qué modo la democracia se autodestruyó

Fredéric Beigbeder
“13’99 euros”

‘Generación cero’ es el punto de partida

Qué difícil resulta mirar hacia el futuro teniendo delante el lastre de generaciones pasadas que hoy, también se encuentran perdidas. Qué difícil resulta mirar al futuro cuando el presente se desmorona en cada telediario.

Las únicas cifras son las del paro. El déficit son todos aquellos jóvenes que sobrecualificados han de emigrar a tierras extrañas o conformarse con ocupar un lugar que no le corresponde en un país que echa por tierra a quienes, una vez lo levantaron.

La crisis habla de la bolsa, de la deuda pública, de corruptos, de acciones que ya no valen nada, sin embargo, lo cierto es que la crisis sólo entiende de dinero y de uienes “lo mueven” y olvida a los que detrás de todo ese montón de mierda, no pueden alimentar ya a sus familias. Olvida a todos los jóvenes a los que una vez dijeron tenéis que ser los mejores, tenéis que prepararos, que saber idiomas; tenéis que tener una carrera y esa será la clave de vuestro éxito.

Hoy, podemos decir que tenemos una carrera, que sabemos idiomas, que estamos preparados, que tenemos ganas de salir adelante, que tenemos coraje para luchar e ideas que aportar pero ¿Dónde todas esas oportunidades? ¿Dónde está ese futuro por el que tanto nos hemos sacrificado? Hicimos todo lo que nos pedisteis que hiciéramos. Somos los mejores, y sin embargo, ya nos llaman “la generación perdida”.

Me niego en rotundo a ser el deshecho de una sociedad que mira hacia otro lado buscando soluciones que tiene enfrente.